anteriores al 2016

Respuesta al Lector

Estimado lector desconsolado,

Agradezco sus palabras. Son un bálsamo en medio de estas soledades. ¿Soledad? Pues sí, porque no siempre buscar la verdad es tarea grata, y rara vez alguien la agradece; también, hay que decirlo, es la soledad del alma, la inseguridad en la eficacia de las propias neuronas que alimentan a nuestra razón y memoria. ¡Es la duda!, en definitiva, del valor real que puedan tener nuestros esfuerzos.

No obstante, recibo culpable el golpe tras los halagos, por nuestra desidia, y ofrezco a usted el compromiso de reactivar tanto mi propio ánimo de escribir como mi látigo para conmover los dedos de quienes cooperan.

Le suplico tenga conciencia de que, si este mundo fuera algo más conforme a la dignidad de toda persona humana, esta página no requeriría existir. Nos debemos con sencillez a la tarea de ver en todo ser humano a nuestro hermano; sólo así podremos construir algo que por lo menos se acerque a una herencia de valor, porque de esto, de lo que vemos, sólo podemos sentir vergüenza.

José Antonio Amunátegui Ortíz

Director

Leave a Reply