anteriores al 2016

Trascendencia

Tomen esto como una reflexión de fin de año, tarea usual por estas fechas. El problema es que todos reflexionan pero acerca de cosas tan mundanas que no tienen ninguna importancia, como quién tiene más seguidores en Twitter o cuál fue el escándalo de mayor envergadura. Como ven, cero aporte ir en esa dirección.

Considero vital plantearse este asunto de la trascendencia. Es bien importante la verdad, pues define cómo seremos recordados, si es que somos recordados. Lo usual es que el recuerdo de una persona en particular apenas llegue a los bisnietos y se busca con gran esfuerzo prolongar esa “existencia”. Todos somos, más o menos, un cúmulo de buenas intenciones y un sinfín de errores, eso nos separa de la flora y fauna circundante, cuyo único propósito es crecer, procrearse y morir sirviendo de alimento para la nueva generación. Nuestra racionalidad nos ha llevado a pensar cosas que van más allá que eso.

Ha habido personas que han logrado la trascendencia a través de sus obras de arte, arquitectónicas, literarias o de pensamiento. Otros a través de grandes descubrimientos o hallazgos científicos. Existe de todo, para gusto del consumidor.

También han existido personas que han trascendido por su maldad. Esos también abundan y, nuevamente, hay para todos los gustos y colores.

Como podrán ver en sus propias vidas, todos buscamos trascender por algo, de alguna forma, en algún lugar. La mayoría lo hace a través de los hijos o descendencia más directa. Algunos quieren trascender por tonteras, en eso no ahondaré porque mi frugal estilo de columnista se iría al carajo y terminaría escribiendo una novela rusa, puesto que su fin último es trascender por cualquier cosa y a cualquier precio. Unos pocos, desean prolongar su paso a través de la grandeza y esos son los más recordados, generando una lista extensa pero aún, a mi humilde parecer, demasiado corta y pequeña con respecto al universo muestral que representa.

Como sueño de fin de año, desearía que nuestros dirigentes corrieran por la senda de la grandeza.

Leave a Reply